domingo, 16 de enero de 2011

EDUCACION MEDIEVAL


La educación de la edad media tuvo una característica importante que fue estar influenciada por el cristianismo y otras culturas y por esto tuvo un avance importante, tanto que empezaron a surgir las universidades.
Las escuelas monacales, ubicadas en los monasterios, preparaban a niños y jóvenes para la vida religiosa; constaba generalmente de dos escuelas, la escuela interior reservada a los futuros monjes, y la escuela exterior para aquellos jóvenes que deseaban ser sacerdotes.

La vida cultural y el intercambio de conocimientos entre unas y otras escuelas, contribuyeron a consolidar el mundo monacal, como un centro de expansión científica.

Las escuelas palatinas estaban regentadas por eclesiásticos, sus enseñanzas se impartían por clérigos, aunque sus alumnos no tenían que seguir necesariamente la vida sacerdotal.

“El plan de estudios variaba muy poco de unas escuelas a otras, si bien el curriculum cambió en los diferentes periodos escolásticos, comprendían, la gramática, retórica y el cuadrivium, y hay otros que aparecen mas tardíamente, como son la dialéctica y la lógica”.

El curriculum de estas escuelas que se impartía respondía generalmente a tres niveles:

Iniciación, en el que se enseña la lectura, la escritura, algunos conocimientos elementales de lengua latía, y el inicio en textos bíblicos.

Estudio de artes, que conformaban el trivium, gramática, retórica y dialéctica, y en menor grado el cuadrivium.

Nivel superior, en el que se estudiaba la escritura con comentarios de orden gramatical, histórico y teológico.”


CARLO MAGNO en Francia quien se preocupó por las deficiencias que presentaba la educación de su época y como se nos dice en el capítulo VIII Educación Medieval “Para ello empezó a organizar en su palacio. Siguiendo la tradición merovingia, una escuela a la que asistieron él mismo y su familia y algunos nobles seleccionados para el servicio de la iglesia y del estado.

En otro lado Alcuino importante Teólogo y filósofo inglés impregna de un tono moral a la Filosofía considerándola “conocimiento de las cosas divinas y humanas” y maestra de todas las virtudes.

El saber filosófico conduce al hombre hasta los prolegómenos (inicio de una investigación o un análisis. Es el estudio preliminar, introductivo y simplificado) del saber teológico, mediante la lectura de la Sagrada Biblia se conoce a Dios, porque por ella se ha revelado a los hombres.

“Para Alcuino, la sabiduría del hombre parte de su naturaleza humana, en la que de alguna forma aquella está impresa por Dios, y culmina en el conocimiento de El; la función reservada al maestro es la de ayudar a que la sabiduría se desarrolle naturalmente y se ordene hacia el Bien; ello es lo que justifica la intervención del educador: despertar y orientar lo que está en germen en la naturaleza humana”.

Para el la concepción del saber esta íntimamente ligada a la educación para los valores de verdad, belleza, y bondad, que se hallan en los bienes del mundo.

El proponía que el hombre esta formado por alma dotada de memoria, inteligencia y voluntad, y estas hacen que el ser humano se distinga de los animales por el ejercicio de la razón y el uso de la libertad; por el cuerpo, dotado de sentidos, el hombre percibe el mundo.

En el siglo XII las escuelas monacales han reducido su área se acción a los límites estrictamente indispensables de formación de sus monjes: las escuelas catedralicias alcanzan un nivel relevante que será decisivo para el nacimiento de las universidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada